El objetivo final de la EMC es mejorar la calidad, seguridad y eficiencia de la atención médica (Fletcher, 2008). Para lograr este objetivo, diversas estrategias pueden ser usadas concomitantemente a la EMC, englobadas en el modelo de cuidado de pacientes con enfermedades crónicas (De Quirós, 2008). En ese sentido, antes de considerar cualquier instrumento de cambio, incluida la EMC, primero deben priorizarse las áreas en las cuales es necesario actuar para lograr mejores resultados en términos de calidad, seguridad o eficiencia. Por ejemplo, quizás se prioricen, por su frecuencia e impacto potencial, la adhesión al tratamiento de los pacientes diabéticos o hipertensos en el primer nivel de atención, o la prevención de las readmisiones hospitalarias de pacientes con insuficiencia cardíaca.Read More