La EMC a distancia por Internet está en la encrucijada de tres componentes: la formación profesional de los médicos en actividad, la educación a distancia y las nuevas tecnologías (Kaplún 2005; figura 1). Es importante aclarar que las nuevas tecnologías no son sinónimo de educación a distancia, ni viceversa. Por ejemplo, la educación a distancia existe desde mucho antes que Internet (con soporte papel, radio, televisión o videoconferencia satelital), y las nuevas tecnologías se pueden usar para potenciar la educación presencial tradicional.

Figura 1. Encrucijada de la EMC a distancia por Internet.  

Fuente: Imagen gentileza de Gabriel Kaplún, reproducida con permiso del autor.

FP: Formación Profesional; TIC: Tecnologías de la información y las comunicaciones;

EaD: Educación a distancia

Los elementos de calidad e impacto de la EMC en general, señalados previamente, se aplican también a la EMC por Internet (Cook, 2008; Lam-Antoniades, 2009; Cook, 2010). Es así que:

  • Las intervenciones de EMC a distancia que consisten puramente en texto plano son de valor limitado.
  • Las intervenciones de EMC a distancia multicomponente, que incluyan interactividad, tienen la mayor evidencia a su favor.
  • Los ejercicios prácticos, la repetición y la retroalimentación parecen estar asociados con mayores resultados en términos de aprendizaje.

El régimen de trabajo diario de los médicos –en muchas partes del mundo– tiende a ser muy exigente en cuanto a su intensidad y extensión. El uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en acciones educativas en el campo de la EMC crece notoriamente, como una forma de adecuar las estrategias de enseñanza a las características del ejercicio profesional en este campo (Harris, 2010). Las TIC, y en particular Internet, aportan al desarrollo de las estrategias de enseñanza y aprendizaje en tanto permiten:

  • La realización de actividades asincrónicas en la modalidad individual y grupal.
  • La realización de actividades sincrónicas (conferencias y seminarios por Internet, debates).
  • La participación de profesionales dispersos geográficamente.
  • La elaboración colectiva de conocimientos mediante actividades colaborativas en línea.

El uso de las TIC está evolucionando constantemente, lo cual aumenta el potencial de lograr mayor interacción a través de las mismas. Es así que en los últimos años se desarrolló una segunda generación de herramientas y aplicaciones Web, llamada Web 2.0, basada en comunidades de usuarios que facilitan el intercambio de información y la colaboración.

Texto basado en el capítulo del Dr. Alvaro Margolis, Director de EviMed, del libro de la CEPAL “Manual de salud electrónica para directivos de servicios y sistemas de salud. Volumen II: Aplicaciones de las TIC a la atención primaria de salud:”, disponible en https://www.cepal.org/es/publicaciones/37058-manual-salud-electronica-directivos-servicios-sistemas-salud-volumen-ii